Sin yates. Sin jacuzzis. Sin siliconas. Sin maquillaje. Sin paisajes. Sin por qué. Sólo ellas, los megamiebros que siempre deseamos (¿tener?)… y Ud., querible receptor de este film.