Entrevista a César Jones en el marco del estudio "Exhibicionismo en actores pornográficos". Trabajo Integrador Final para la Licenciatura en Psicología de la Universidad de la Marina Mercante.
Por Gonzalo Carbone.

 

¿Qué pensás sobre el exhibicionismo?
Es una parafilia invasiva y desagradable.  En terreno pornográfico, es condición de base para el performer.

 

¿Cuáles son las ventajas de hacer industria pornográfica en la Argentina?
En la Argentina no hay industria pornográfica, sino esfuerzos individuales y dispersos.  No puedo pensar en términos de ventajas y desventajas, sencillamente hago, en el marco finitamente infinito de lo posible. 

 

¿Qué es para vos la pornografía?
Un dispositivo de placer sexual, cuya marca crucial es la explicitud: genitales en acción y expuestos en pantalla.

 

¿A qué edad comenzaste a pensar que podrías dedicarte a dirigir en la industria pornográfica?
A los treinta años, después de que mi primera película tuviera muy buena aceptación en el, por entonces, pequeño mercado del triple x argentino y me ofrecieran hacer un segundo film.

 

¿Cuánto tiempo te lleva hacer un guión para una película pornográfica?
Un mes, aproximadamente, sin contar la maduración de la idea hasta el momento de convertirse en texto organizado.  No obstante, hace varios films que no estoy trabajando con guiones sino con hojas de ruta: distintas herramientas para distintos fines.

 

¿Cómo son los tiempos en la preproducción, el rodaje y la postproducción?
Dispares: el rodaje se lleva a cabo de forma relativamente rápida, cinco o seis jornadas promedio a lo largo de un mes.   En pre y postproducción me tomo revancha y en ambas me extiendo por largos meses.

 

¿Cómo te das cuenta en las audiciones de que alguien tiene talento para trabajar en este tipo de género?
Por la presencia o convergencia de ciertas características en ese alguien: saludable voluntad de exhibicionismo, sed genuina por atravesar la experiencia fílmico/sexual que supone una porno, desenvoltura sexual, elocuencia, pornogenia, libido alta bajo control, pericia para llevar a cabo posiciones complejas en términos de cópula, belleza física, sex appeal, emanación erótica, gracia natural y en fin, algunos otros etcéteras.

 

¿Cómo manejás el trato con tus actores para que se obtenga el producto que deseás?
Brindando confianza y respeto, cumpliendo con mi palabra, tallando con paciencia de orfebre una complicidad que también incluye al equipo técnico-creativo que me soporta (en todo sentido, ya que estamos). 
Permitiéndoles desplegarse en roles que se ajustan a sus potencias.

 

En el caso de que un actor tenga una dificultad con la erección, ¿cómo resolvés la situación?
Hace ya muchos años que eso no sucede, entre otras cosas porque el filtro del casting se ha vuelto ostensiblemente más riguroso en todos sus aspectos.   Cuando sucedió, no hubo (ni hay) fórmulas.   La situación puede repararse mediante un simple break, o conversando con el actor, o bien dejando a los protagonistas  a solas para que se caldeen en intimidad; en fin, depende del caso y de lo afinada que esté la percepción del director.

 

¿La profesión del actor pornográfico tiene una fecha límite?
Supongo que la de su resistencia física y capacidad de erección sostenida.  En el caso de la mujer, no hay fecha

 

¿Qué sentís que le falta a la industria pornográfica de Argentina?
Serlo.  Productores, programadores, realizadores, que porten una visión superadora del cortoplacismo reinante desde que tengo memoria en el triple x criollo.

 

¿Cómo llevás vos el tema de los prejuicios que pueden existir acerca de tu trabajo en el género de la pornografía?
No lo llevo.   Nunca fue un problema y menos ahora, con cuarenta y nueve años cumplidos.   Hago lo que quiero con alegría y sin necesidad de hacerme el mártir.

 

 

César Jones, 11 de junio de 2020.