Reseña sobre César Jones para la Facutlad de Periodismo de la U.N.L.P. (por Federido Fiore).

 

 

El porno en Argentina tiene nombre: César Jones

 

Dos personas desnudas sobre una cama tienen relaciones sexuales mientras otras cuatro las filman detenidamente. Son casi las seis de la tarde y César dice “corte”; los demás aplauden, felicitan al elenco.  César está contento y se puede ver en sus ojos. Así podríamos imaginar la escena final del rodaje de su película número diecisiete: “FAKTOR FELLATIO”.

César Jones es director de cine. Además de tener en su haber diecisiete películas filmadas, es unos de los pilares de la pornografía argentina. Cuenta con su propia productora llamada “LPsexxx realizaciones” y ganó el Premio al Mejor Director en el Festival Internacional de Cine Erótico de Buenos Aires.

Vive en un departamento con dos habitaciones, además de la cocina y el living que están unidos por una arcada. Las paredes son de color rojo teja y el piso es de alfombra azul. Una mesa redonda, sobre ella hay boletas de servicios, cuatro sillas, dos sillones de pana gris y un mueble de madera.

César es flaco y de un metro setenta y algo de alto, el pelo castaño oscuro está mojado y despeinado. La barba le cubre las mejillas.  Hace poco que se recuperó de una neumonitis que lo tuvo en jaque, según cuenta.

David Mochen (conocido en el ambiente triple x como Dave Böuman) es el encargado del masterizado de los films LPsexxx, en el ’86 lo invitaron a formar parte de una banda en la que César era el guitarrista y desde ese entonces fueron grandes amigos.

“Cuando empezamos a ir al gimnasio y en lugar de concentrarnos en ponernos grossos nos distraíamos boicoteándonos entre nosotros e inventando historias y apodos para los demás concurrentes (así nacieron “el farsante”, “el farsante infantil”, “el papá del trolo”, “el budín”, entre otros), el dueño del gimnasio concluyó que éramos unos “pendejos fósiles”, por eso es que hoy César Jones no es físicamente grosso”, dice David.

César nació en 1971 en el seno de una familia mitad platense de clase media y es hijo único. Prescolar, primaria y secundaria los hizo en el Colegio San Luis aunque no se sentía identificado con los códigos del colegio.

“No era el chico que "confraternizaba" con las chicas del Eucarístico y jugaba al rugby, tampoco me hacían bullying y por suerte tenía algunos compañeros con quienes compartía los gustos por el cine, la literatura y demases”.

Luego de tres años de estudiar abogacía se dio cuenta de que lo suyo era el cine y por eso se anotó en la carrera de Comunicación Audiovisual de la Universidad Nacional de La Plata, donde conoció a la mayoría de su actual equipo de filmación.  Cerca del año 2000, César cambió el rumbo de su vida y optó por la pornografía.

“Lo peor me pasó cuando una productora me pidió que hiciera una película bajo su férula y accedí.  Fue la única excepción que hice a mi independencia creativa y de producción.  Teníamos control parcial de la situación. No me dejaron elegir a los protagonistas, no a todos al menos.  En medio de una escena de sexo, a la actriz principal la sacudió una especie de ataque de ira/pánico y debimos hacer grandes esfuerzos para concluir escena y film, obvio que la película fue terminada a los tumbos y tuvimos que llegar a una instancia  de mediación para que nos pagaran lo convenido”, dice César con cierta gracia.

Es hincha de Boca por opción propia desde los seis años, aunque antes había sido brevemente de Estudiantes por tradiciones familiares y de otros clubes (como Chacarita), por atracción psicodélica. Ahora, de adulto, pasa por una fase de “desamor” con el fútbol debido a las problemas  que afronta este deporte, “me refiero a los problemas institucionales, al capitalismo incontrolado que llega y destruye las instituciones y se lleva a los jugadores por poco antes de nacer, etcétera, pero esto no quiere decir que deje de mirarlo cuando hay partidos que me interesan especialmente”, dice Jones.

 “Lolo”es el apodo con el que todos conocen a Emanuelle,  nombre artístico del camarógrafo  y director de fotografía de los films LPsexxx y amigo íntimo de Jones, a quien conoció durante el paso de ambos por la facultad.

“Una parte interesante de las producciones es cuando leemos el guión y hablamos de la idea de la película. César siempre tiene las películas muy claras en los papeles y en la cabeza. Es un gusto escucharlo. Creo que es uno de los realizadores más claros que conozco”, dice Lolo.

César es una persona seria, con un léxico y tono de voz particular, sereno y relajado a la hora de hablar, fruto tal vez de su amor por la literatura y las películas.

 

– ¿Te excitás cuándo filmás?

–No. Sería una falta de respeto, perdería el foco en todo sentido; mientras filmo trato de estar concentrado en los detalles y procuro que la escena llegue al mejor de los puertos.

 

Jimmy Ce  es el asesor técnico que se encarga de la postproducción de video en las producciones de Jones. Suele hacer trabajos de corrección de color, estabilización de imagen,  etc. Lo conoció en “Mondo  Macabro”, allá por el 2005, un videoclub ubicado en el microcentro porteño dentro de una galería sobre Avda. Corrientes y especializado en cine fantástico, terror, bizarro y sci-fi, que tenía también un apartado llamado “Mondo Erótico”.

César es el único director-realizador del género que se toma meses y meses en editar sus películas. Jimmy Ce tiene mucha experiencia en edición de películas porno y una gran pericia para atender  los requerimientos de los productores.

“Dentro de este mundo,  él [César] me ha pedido trabajos muy puntillosos que nunca nadie me pidió ni me pediría; por ejemplo, enmascarar miradas de ciertas actrices para que nunca miren a cámara; quitar digitalmente un papelito que estaba de fondo sobre una mesita de luz; recuerdo  una vez que  estaba preocupado con la corrección de color porque en la escena había una eyaculación de una travesti, y quería saber si yo podía levantar un poco el color del semen, porque como la travesti tomaba hormonas el semen era más claro”, cuenta Jimmy.

Las películas de Jones son tan distintas a las demás, que es considerado  un pilar  del porno en la Argentina.  A pesar de que ciertos sectores conservadores de la sociedad desacreditan estas producciones, a César poco le importa y sigue adelante con lo que gusta: dirigir y filmar películas pornográficas.

 

La Plata, Argentina, diciembre de 2016.