AEBN| 22 de enero
Minientrevista sobre producción hardcore gay y transexual en el mercado latino  

¿Por qué tú crees que en el Mercado Porno Latino las producciones Gay y Transexual son las más altas en ventas?

Decididamente no soy un experto en marketing, ni tampoco un sociólogo, y mucho menos un sociólogo especializado en la materia.   De todos modos, puedo intentar alguna temeraria conjetura.   Por caso, que en el universo gay –generalizando y en demasía-, así como suele verse una suerte de camaradería/complicidad en cuestión de instancias sexuales –rasgo no tan perceptible en terreno heterosexual-, también puede detectarse una cierta propensión a la inmediatez, la ausencia de todo preámbulo en terreno de encuentros eróticos.   Esto último, se me ocurre, podría funcionar como causa relativa que motivaría la estrechez de lazos entre el consumidor gay (no estoy seguro de que estos conceptos puedan extenderse al mundo trans) y la oferta de sexo explícito que el mercado le reserva.   Pasando en limpio: explicitud y contacto sin rodeos podrían estar emparentando íntimamente la vida sexual del espectador con las características básicas del género, y más específicamente, de la producciones gay dentro del mismo.   De todos modos, ésta sería tan sólo una hipótesis débil y parcial, que además intentaría darse una respuesta general, no acotada a Latinoamérica.   No obstante, es todo lo poco que puedo ofrecer de momento como respuesta.

¿Qué opinas de las Producciones Gay y Transexuales?

Antes que nada debo decir que no he visto demasiados ejemplos como para explayarme con cierto fundamento sobre el particular.   Sin embargo, mis escasas experiencias como receptor de producciones gay y transexuales me han topado con dos características básicas –halladas generalmente en distintos films, y raramente ambas dentro de uno solo-: por un lado la presencia de una dosis de ternura, amistosa (por qué no), expresada en besos, caricias y otras manifestaciones infrecuentes dentro del porno heterosexual, y por el otro una suerte de compulsión proyectada en una especie de furor mecánico, de gimnasia sexual implacable y por momentos tan cosificante como en cualquier otro subgénero dentro del hardcore.   Una vez más, sólo jirones que mi frágil conocimiento del tema puede ofrecer.   Finalmente, una aclaración: noto que las vertientes más vigorosas dentro de la realización triple x suelen apersonarse en las márgenes del sistema, lejos del mainstream, sin importar la temática abordada o el público al que en principio van dirigidas.

César Jones, director LPsexxx realizaciones.
22 de enero de 2007.
La Plata, Buenos Aires, Argentina.