Acabo de matar una cucachara de una envergadura neta de ala a ala de unos dos metros, masomenos. La ultimé con gran pericia, utilizando la suela de mi zapatilla y con una fuerza tal como para acabar con su vida pero sin que hiciera sopita. Me siento pleno.