Lo que irrita de Alejandro es que se haya rebelado frente al tótem de su padre. (Y nuestros jóvenes viejos, se sabe, no perdonan ese tipo de faltas)