Me encanta el programa gastronómico de Deborah de Corral. Ella es una genia, me gustan sus gestitos cancheros, su forma de hablar y la energía que irradia, además de verla cocinar, claro. Es una piba que obviamente está en sincro con la vida. En fin, disculpen si el comentario les resultó medio cándido/hippie, pero es lo que siento cuando veo el programa, y esto tal vez porque hippie no soy, pero cándido suelo ser.