El progresismo actual, proyectado a su posible y mayor cresta, consistiría en prohibirlo todo.