Las mujeres que amamos y salen de nuestras vidas suelen dejarnos su huella más lacerante: un cabello largo y demasiado terso para ser nuestro descansando distraídamente sobre la almohada, por ejemplo.