Qué buena esa publicidad de Fuyí en la que la madre le dice a su hija adolescente: "no soy tu amiga, soy tu mamá". Era hora de escuchar algo sensato alguna vez en algún lado.