El legado de Sade no es el sadismo tal como lo conocemos hoy, sino la pornografía.