y yo pienso que esta afección se equivocó de mandatario. Cómo sois, eh, destino.