Y, dados los tres primeros planos que tiró, caigo en la cuenta de que tengo dos y sólo dos opciones: 1-dejar de hacer cine 2-dejar de decir o siquiera insinuar que hago cine.
Abatido pero raramente feliz, sigo mirando.