-Oh, no sé dónde termina Fidel y dónde empieza el Estado.

-Lo ves, por comentarios como ése ¡la gente cree que somos gais!