A ver, no me vuelvan loco, estoy editando y para mí no se termina nada: el 31 cortaré para brindar y el 1 estoy otra vez arriba de la máquina. ¡Respeten los calendarios y neurosis ajenos, che!