Las corrientes neolibertarias de este siglo no son más que fascismos mal travestidos. Pero no todo son malas noticias, si repetís el salmo correcto palmearán tu espalda y hasta puede que te ofrezcan columnas en radio y televisión. La vida es bella si uno sabe elegir.