El consejo triádico de Tomás para la vida: irreverencia, trabajo y amor. No puedo menos que asentir con una sonrisa.