Qué bueno que el porno industrial coexiste con el amateur, sería un bajón verse condenado a mirar blowjobs fuera de foco con la voz de Vignolo de fondo porque la tele quedó prendida. Qué bueno además, porque microbianamente yo soy parte de esa industria y sin que me sobre una moneda vivo de eso que amo.
Boas noites.