La clave de un buen film porno no radica en la ausencia o presencia del preservativo, sino en la potencia de su dramaturgia. Lo mismo ocurre en el resto del cine, mis queridos... cinéfilos