Boca es un equipo sin alma, sin nervio para los partidos decisivos y con un plantel sobrevalorado. Se parece a la Selección Argentina.