La extorsión ideológica consiste en linchar dialécticamente al disonante, endilgándole los peores atributos por haber osado salirse de la fila, desmarcarse y hablar en su propio nombre. Es una forma muy eficaz de disciplinamiento, que quienes ejercen se pueden meter bien en el orto. Sigo con lo mío, buenas tardes.