Me voy a dormir, no sin antes dejar una pequeña mención para el fiscal Strassera y el coraje político -hoy por tantos ninguneado e incluso objeto de mofa- de aquel grupo de hombres que enfrentó a estos criminales cuando su poder de fuego todavía se hacía sentir y mucho. Buenas noches.

C.J., 27 de octubre de 2011, 2:47 a.m.