El aumento en los decibeles y frecuencia de la declamación es inversamente proporcional a la credibilidad de la criatura vociferante.