Y extingámonos en paz. Qué más.