Los militantes rabiosos de cualquier causa suelen lograr el efecto contrario al buscado, porque en realidad no lo buscan. Lo que deberían buscar es un buen analista (la neurosis es tratable, incluso la galopante).