Curioso que usualmente se considere como rebeldes a los conservadores, conservadores de la primera infancia y en particular de uno de sus rasgos característicos: la poca o nula tolerancia a la frustración. Perdón, es que después de almorzar me pongo un poco reflexivo.