Como dijo Sarlo, alguien que mató a otro, en la circunstancia que fuere, no puede estar "tranquilo". Acaba de matar a un semejante.