Hace 12 años un tipo escribió un artículo en una revista para adultos diciendo que yo no entendía el porno y que, palabras más, palabras menos, era un pendejo pretencioso. La nota rezumaba resentimiento y mala leche, pero tenía razón. El caso es que me llevó un rato, pero ahora sí lo entendí y estoy haciendo una película del carajo. Saludos, querido lector.