de martes ventoso a los retroprogresistas de mis cuentas en red. ¡Ya vencieron! (cada uno dará el sentido que pueda a esta última oración, según le talle el optimismo)