Imaginen este partido sin Messi y, en menor medida, sin Mascherano.