Cualquier tarea intelectual, en este siglo, se ha vuelto una guerra en pos de la desconexión.

 

PS: Rimbaud se quejaba del que suyo era un "siglo de manos". El XX no sé de qué fue, pero éste viene siendo uno de bits. Aunque ya no se trate de quejarse, claro.