Están los pensadores y están los repitentes. Estos últimos abundan. Abundamos.