El cantante más emocionado que escuché en mi vida. A mí me encanta la gente que se emociona; no me gustan los cancheros, los cínicos, los burlones, los superados. Los que se emocionan están mejor pisados y de ahí rebotan hasta el cielo y pueden extenderse al infinito, como el de los 4 Fantásticos o como un chicle cósmico. Bubbaloo rosado.