Toda pretensión de innovar me resulta conservadora, irrelevante o plomífera a menos que se dé por añadidura, como ocurre en aquel que persigue la flecha de su querer, o con ese otro que inquiere sin tregua, punzado por una inquietud que no lo deja dormir.
El resto es cháchara.