Esto es un pandemónium, y encima nos espera la costa para ponerle el broche de... ¿oro era, no? Sí, oro. Creo.