"La vida es cuna y mortaja", le gustaba repetir a mi profesora de literatura del secundario citando libremente a Quevedo. Con un compañero le imitábamos la voz y nos reíamos. Con el tiempo, me fui riendo menos y noté que tenía razón.