Cuando hacés una peli, incluso estas modestas que hago yo, no hay descanso, no te sueltan y no hay momento en que no estés ocupado o preocupado en ella: a lo sumo le hacés un lugarcito a otras cosas en tu mente.