Con la colaboración inestimable de mi queridísima Agustina Peula, alias la preguntona.