Cuando escucho covers de sus temas (salvo honrosas excepciones), redescubro el altísimo valor de la interpretación en la obra de Spinetta. Sobre todo por la extrañeza de su canto. En boca de otros, es como un mensaje divino traducido por la mano de un chimpancé. Perdón.