Cuánta gente -bah, poca, en el microclima de las redes- anhelando que Macri se vaya en helicóptero. Casi que se orinan. No va a pasar, muchachos; pero si quieren poner su deseo en algo tan dañino, adelante, quién soy yo para decirles nada.