Es inevitable y es vida. No hay nada que celebrarle a alguien que dice lo mismo durante 20, 30 ó 50 años. Y esto incluye política, cultura, música, talabartería y cualquier otra rama del quehacer humano. Doblemente tonto dejarse estafar por quien presume de su autoestafa.