–Una de las características de la sociedad argentina es su necesidad de sentirse progresista y renegar del voto orientado hacia la derecha. ¿Por qué se da ese fenómeno?

–La derecha reprime y la izquierda distribuye, esos son lugares comunes. Unos están por el orden y los otros por la igualdad, otro lugar común. Pero lo cierto es que las ideologías no son representaciones del mundo y de las escalas de valores de los individuos, sino placebos, modos de justificarse y sentirse bien ante la mirada ajena. Lo que vale son las conductas y nuestra relación con el prójimo en el día a día de la existencia. Hay muchos que son bolivarianos a la mañana, machistas a la noche y capataces todo el día.

 

Tomás Abraham.