MARRONE

Vieja idea que como no pienso llevar a cabo dono a posibles interesados de entre los desquiciados con los que comparto web, facebook y otras formas de contacto real o virtual:

Videominuto ascéticamente intitulado “Marrone”.

Plano fijo –y único- de un sujeto cuya caracterización y rasgos faciales evocan –clara pero no esmeradamente- al célebre cómico argentino.  “Marrone” está en cuatro y mira de frente a cámara. Detrás de él se observa el torso de un hombre maduro y asaz robusto que lo sodomiza a estocadas regulares e impiadosas. A cada una de éstas “Marrone” responde con un sufrido: “¡¡¡ayyyyy mamita querida!!!, ¡¡¡ayyyy mamita querida!!!”.  Al cabo de un relativamente breve lapso -mas interminable en la subjetividad del pobre "Marrone", qué duda cabe-, el implacable sodomita abandona su posición y se ubica de pie frente al doliente protagonista, sus extremidades inferiores formando una suerte de segundo marco dentro del cuadro por donde asoma la tierna faz de nuestro desventurado, querible mártir del gracejo. Acto seguido, ingentes cantidades de un líquido espeso y blancuzco de procedencia incontrastable van cubriendo la cara de este -a tales alturas quién podría ponerlo en cuestión- estoico paladín del humor, quien siempre mirando a cámara nos obsequia con un diríase que alarmantemente comprensivo, levemente resignado y no por ello menos elocuente: “cheeeeeeeeee………”. 

FIN.