"No sé si leíste este texto pero me pareció hermoso, exacto y encima muy bien escrito. Sin ser yo fan, pero sí gran admirador, me reconocí en estas palabras http://laagenda.buenosaires.gob.ar/post/143218249085/ya-sos-parte-del-mar
En las épocas en que empezamos a escucharlo -creo que gracias a Charly, sobre todo, y Spinetta y el monitor Páez que lo recomendaban con fervor- yo había acuñado el "slogan": mientras los otros lidian con la música, Prince juega con ella. Siempre me pareció así. Recuerdo una "aneda", no sé si verídica, pero que igual lo pinta de cuerpo entero, tras roces con Bono y su gente: "La diferencia entre ellos y yo es que yo puedo tocar temas de U2 pero ellos no podrían tocar mis temas". Síntesis genial de esta loca malilla e inigualable. Gloria y loor".
Me atrevo a hacerlo público sin revelar la identidad de mi amigo, porque es simplemente una declaración de amor, o un ensayo de admiración, para citar el libro más reciente de alguien que, a la vez, admiro mucho. Porque admirar es necesario y enriquece el espíritu.