¿Recuerdan ese último día de gracia que le daban al niño de A.I. para que la pase con el fantasma de su madre? Ajá.