Los adolescentes... esos monstruos física y psicológicamente desproporcionados, a veces también bellos y encantadores, pienso -entre otras vaguedades- mientras miro "I Killed My Mother" por I-Sat.