La premisa de Martino de salir jugando desde el fondo adolece de un problemín: Romero, los pies y la pelota son tres cuerpos que se repelen mutuamente.