No tiene que ver con la resignación, son palabras mágicas que, una vez dichas, embargan al que las pronuncia de un relax más garpador que el propio instinto de conservación.