Lo bueno de que le pegue mal un trip a alguien valioso es que nos puede legar algo ídem. Entre tanta diatriba antiStarc, hay que rescatar la valiente declaración sobre la utilidad, relativa pero tangible, de las drogas en el proceso creativo. Ahora péguenme a mí.