Maradona no entra en la comparación con futbolistas del mismo modo que Artaud no entra en la comparación con escritores. Los dos se dedicaban a otra cosa.